Cómo proteger pelo y la piel del cloro de la piscina

proteger el pelo del cloro

Si eres aficionada a la natación ya estarás prevenida frente a los daños del cloro en la piel y en el pelo. Por suerte, no tienes que llevar un traje de buceo de cuerpo entero para protegerte de los duros efectos de este desinfectante común. Descubre a continuación cómo proteger el pelo del cloro de la piscina, al igual que la piel.

El cloro daña la piel: ¿cómo evitarlo?

Para defender tu piel de los daños del cloro debes crear una barrera entre ambos. Para eso, nada mejor que usar un protector solar resistente al agua (que de paso te protege del sol) o una loción especial pre-baño específicamente diseñada para prevenir la dermatitis por cloro, el picor y la piel seca.

Si las normas de la piscina requieren ducharse antes de sumergirse en el agua (algo muy habitual), ponte la protección anticloro unos minutos antes de hacerlo.

Cuando salgas de la piscina, dúchate de nuevo. De este modo eliminarás todos los restos de cloro que puedan haberse adherido a tu piel. Puedes usar jabón para más seguridad. Eso sí, tras la ducha no te olvides de mimar tu piel con tu loción hidratante corporal favorita. ¿Sabías qué existen lociones hidratantes para después del baño diseñadas para neutralizar la causticidad del cloro? Deberías preguntar en tu tienda habitual.

Cómo proteger el pelo del cloro de las piscinas

Ya que hemos hablado de la piel, vamos con el cabello. ¿Qué hacer para prevenir los daños del cloro en el pelo? Un sencillo truco: antes de entrar en la piscina, empápalo bien con agua (del grifo o de la ducha). ¿Por qué? Pues porque el agua es muy porosa, es decir, tiene gran capacidad de absorción. Si te lanzas al agua con el cabello ya mojado, es menos probable que absorba el agua tratada con cloro de la piscina.

Aún hay más cosas que puedes hacer, como usar un acondicionador profundo. Este producto te da una capa adicional de protección contra los productos químicos tan necesarios para el mantenimiento de la piscina pero tan dañinos para el cabello.

Por supuesto, una buena idea y una gran protección es ponerse un gorro de baño. Así no solo protegerás tu pelo, si no que nadarás más rápido.

Al salir del agua, directa a lavarse el pelo con champú y acondicionador, para retirar el cloro que haya quedado.

Ahora que ya sabes cómo proteger el pelo y la piel del cloro de las piscinas estás lista para disfrutar de tu afición sin preocupaciones. Así que, ¿a qué esperas para zambullirte? ¡Al agua patos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *